12/4/13

sombras chinescas

Transformarse en una sombra puede ser algo tedioso.
A veces uno cree ser el que  hace la sombra, otras veces la sombra, otras veces ninguno y se es aire y casi como la luz por así decirlo.
Después uno odia , y uno quiere cosas, y le gustan otras, pero se da cuenta que eran gustos cambiados, que eran los otros, y que no son y se da cuenta que la sombra se confundió, y creyó que todo esto conformaba su ser. y creyó dejar de ser sombra.
pero..NO HAY NADA
Esque era una mera sombra todo,
una pobre persona, en un pobre piso a contraluz